lunes, 1 de febrero de 2010



Otoños de otras épocas
nos fascinaban porque
éramos primavera
Mario Benedetti