jueves, 4 de marzo de 2010

No hay nostalgia peor
que añorar
lo que nunca jamás existió

Joaquín Sabina